Recientemente, la Administración General de Aduanas informó a los líderes de organismos empresariales e instituciones académicas los avances del proyecto de la nueva Ley Aduanera, que fue anunciada desde inicios de 2019 por Ricardo Peralta Saucedo, titular de esta dependencia.

La creación de este novedoso ordenamiento jurídico aduanero tendrá como propósito alinearse a las prácticas establecidas por los acuerdos y convenios internacionales en materia aduanera y de comercio exterior, de los cuales es parte integrante nuestro país.

Es importante mencionar que la estructura de esta propuesta aduanera inició con 17 títulos, 50 numerales y un total de 213 artículos, los cuales contemplan nuevos procedimientos, beneficios y facilidades administrativas para los distintos operadores del comercio exterior, incluyendo a los servidores públicos.

Los temas que resaltan en este innovador proyecto son principalmente la incorporación expresa de principios y valores como son la transparencia, certeza, publicidad, facilitación, eficiencia, uso de tecnologías, autocorrección voluntaria y colaboración.

Otro aspecto relevante es la actualización de los procedimientos de consultas a través de resoluciones anticipadas sobre valoración aduanera y clasificación arancelaria de las mercancías. También será una norma más incluyente, favoreciendo la participación de la iniciativa privada en la Junta Técnica Aduanera y la junta previa de Clasificación Arancelaria.

En la parte operativa, el control del despacho aduanero dividirá en tres partes los actos previos, recientes y posteriores al cruce de las mercancías de importación y exportación, además de implementar esquemas de despacho anticipado, aduanas yuxtapuestas, sistemas de análisis de riesgo que permita prevenir contingencias y agilizar las operaciones, por ejemplo, se pretende establecer horarios de máximo 4 horas limitados a 5 días naturales.

Adicionalmente, se prevé beneficiar a los contribuyentes propiciando la autocorrección en los trámites aduanales siempre que se trate de inconsistencias que no se consideren faltas graves. Una gran aportación es la diminución de las sanciones que oscilan entre un 50 al 60 por ciento de las que actualmente contempla la legislación vigente.

En cuanto a los representantes, se pretende eliminar la figura de la agencia aduanal y adicionar nuevamente la representación del sustituto del agente aduanal. Los importadores, exportadores y representantes del despacho contarán con medios alternativos de solución de controversias que permitirá resolver los conflictos derivados del embargo precautorio de mercancías, diferencias de clasificación arancelaria, entre otros supuestos.

Aún existen algunas áreas de oportunidad, tal es caso del incremento de los aprovechamientos del trámite del gafete electrónico, la cuota de prevalidación de pedimentos, además que se contempla la aportación voluntaria para contratar personal para brindar el servicio. Asimismo, continúan limitaciones en las operaciones consolidadas y responsabilidad solidaria de los exportadores en transferencias virtuales, por mencionar algunos tópicos.

En resumen, los operadores de comercio exterior tienen la oportunidad de sumar propuestas al proyecto de la Ley Aduanera antes de ser presentadas al Congreso de la Unión con la finalidad de mejorar el sistema normativo aduanero y ser más competitivos a nivel internacional.

Mtro. Ricardo Méndez Castro
ricardo@tlcasociados.com.mx
Licenciado en Comercio Exterior y Aduanas, así como en Derecho. Además, cuenta con estudios de Postgrado o en Derecho con especialización en Derecho Fiscal.
Director de Consultoría en Grupo TLC Asociados, y Director Académico de Trade & Law College.
Articulista de temas aduaneros y de comercio exterior en la revista TLC Magazine y autor de varias obras, entre las que destacan recientemente los libros de “Cálculo de Contribuciones al Comercio Exterior” y “Compliance Aduanero 360° IMMEX y Certificaciones”.