DESTACADOS PROYECTOS IMPULSARÁN LA COMPETITIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD DE LA REGIÓN

Por Nicté Madrigal

Ensenada, B.C.- Con un centro de investigación y una escuela de enología de la UABC ubicados en plena Ruta del Vino, y la consolidación de un proyecto de mil 500 millones de pesos para el aprovechamiento de aguas de reuso, la zona vitivinícola de Ensenada mantiene su liderazgo generando mayor competitividad y productividad.

Además, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF por sus siglas en inglés), integraron a jóvenes del Valle de Guadalupe a las acciones que forman parte de la Implementación del Protocolo de Nagoya en México.

La ONU en el Valle

Alejandro Callejas, oficial del PNUD, expuso que las actividades del Consorcio para el Desarrollo del Sector y las Regiones Vitivinícolas (CONVID), no solamente estarán concentradas en el vino, sino en plantear una visión alternativa de desarrollo que abarque su territorio y su gente.

Se trata, dijo, de motivar la participación de diferentes organizaciones sociales y jóvenes en el cumplimiento de la agenda de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) y ver cómo pueden sumarse a la agenda del consorcio.

Con la identificación de liderazgos en las nuevas generaciones, se fortalecerá la investigación innovación, patentes, y con ello, esquemas de turismo para la región, infraestructura verde, y la atención a diferentes problemáticas como la migración.

Arranca CONVID con 30 mdp

El presupuesto aprobado para la primera de tres etapas del CONVID (de 2018 a 2021), en el que participan el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Centro de Investigación Científica y de Educación Superior (Cicese), Colegio de la Frontera Norte (Colef) y Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), es de 30 millones de pesos.

El CONVID, cuyas instalaciones se ubicarán en el Valle de Guadalupe en un predio de 4 hectáreas, se enfoca en tres líneas estratégicas: Desarrollo regional y desarrollo económico, Calidad, innovación y desarrollo tecnológico, y Sustentabilidad y cambio climático.

Actualmente tiene dos proyectos aprobados: uno para operación (investigación, vinculación y desarrollo de proyectos) y el otro para construcción de instalaciones, informó Norma Borrego, gerente del CONVID.

Con el respaldo de alrededor de 100 productores de todo México, los equipos de investigación trabajarán en todos los valles de vinícolas de Baja California y con los productores de uva de Sonora. Asimismo, con las áreas vitivinícolas de Querétaro y Coahuila.

Funciones del CONVID

– Impulsar la competitividad y productividad del sector vitivinícola a nivel nacional e internacional

– Fortalecer esquemas de planeación para el desarrollo integral sustentable en las regiones vitivinícolas

– Impulsar el desarrollo regional mediante encadenamientos productivos con otros sectores como turismo, gastronomía, actividades recreativas, entre otros.

– Promover el establecimiento de buenas prácticas y el manejo integral de los recursos naturales

– Fortalecer las capacidades de las comunidades localizadas en las zonas de producción vitivinícola.

– Expedir certificaciones, y ser un proveedor de servicios especializados de aplicación transversal al sector primario y agroalimentario en Baja California.

Valor de la uva supera los 330 mdp

Con una producción de 17 mil 060 toneladas de uva, para la elaboración de vinos y para consumo en fresco, productores locales contribuyeron, durante 2018, con una derrama económica superior a los 330 millones de pesos.

Conforme con datos de la Delegación Estatal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), en la Ruta del Vino, existen alrededor de 138 empresas vinícolas, que en conjunto en 2018 registraron una producción estimada de 8.10 millones de litros de vino.

En México, se producen más de 2 millones 144 mil 725 de cajas de vino (12 botellas de 750 mililitros). Baja California produce más del 70 por ciento del vino en el país.