Por Michel Torres

Mexicali, B.C.- El sector industrial de Mexicali ha expresado su preocupación ante el anuncio emitido por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) de Baja Reserva en el sistema eléctrico nacional.

Víctor Hugo Delgado Sánchez, presidente de la Asociación de Maquiladoras de Mexicali (Index), expresó que ante el próximo verano la situación podría agravarse.

“En verano se duplica el consumo de energía en la ciudad y tenemos que asegurarnos que no nos vaya a afectar a nosotros”, comentó, asegurando que se mantiene contacto directo con la CENACE anticipándose a mayo, mes en el que empieza a incrementarse el consumo.

Explicó que también se trabaja en asegurarse de que los suministros de energía con los que actualmente se cuenta, sean suficientes para enfrentarse ante un problema de desabasto.

“Estamos haciendo alianzas con empresas de generación para poder asegurar que el abasto de energía esté disponible”, abundó el presidente de Index Mexicali.

Refirió que al haberse cancelado el proyecto de interconexión de Baja California con la red nacional eléctrica, se alejó el beneficio de un suministro energético mejor solventado.

El dirigente de los industriales añadió que ante un posible desabasto de energía, no precisamente traerá como consecuencia un aumento en las tarifas eléctricas.

“No precisamente, lo que sí es preocupante es que el precio del gas natural sí ha subido de precio y eso afecta realmente a las tarifas. Hasta ahorita no hemos visto un aumento en el costo. Hemos tenido aumentos graduales cada mes, eso no ha dejado de suceder desde enero de 2017”, agregó.

Por su parte, Eugenio Lagarde Amaya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CANACINTRA) de Mexicali, señaló a través de un comunicado que la posibilidad de un desabasto es una señal negativa para la certidumbre de abasto energético en Baja California.

Señaló que el Gobierno Federal ha tomado decisiones arbitrarias al cancelar el proyecto de interconexión, cuya inversión total proyectada era de mil 100 millones de dólares y consistiría en mil 400 kilómetros de circuito con tecnología HDVC para conectar con una capacidad de transmisión de mil 500 megawatts a la península de Baja California al resto del país.