Por Nicté Madrigal / Ensenada

Desde el Océano Pacífico y el Golfo de California, los sectores pesqueros y acuícolas provén a los mercados nacionales e internacionales de siete especies de alto valor comercial: almeja generosa, langosta, pepino de mar, abulón, camarón, atún aleta azul y erizo rojo.

Otro de los productos codiciados, conocido incluso como la “cocaína del mar”, es la totoaba.

En la última década (2008-2017), el valor comercial de los productos pesqueros en Baja California se promedió en 811 millones 749 mil 709 pesos, mientras que el valor comercial de los productos acuícolas ha sido de un promedio de 521 millones 904 mil 630 pesos.

Millonarios decomisos

Conforme con datos de la Secretaría de Pesca y Acuacultura (SepescaBC), sólo el año pasado en recorridos aleatorios y operativos, se decomisaron mil 928 trampas y 62 redes para capturar langostas, así como una de jaiba.

También, en cumplimiento a la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables para inhibir la pesca furtiva, fueron liberadas 4 mil 114 langostas vivas, 146 abulones y 300 almejas, por carecer de talla reglamentaria o por ser capturadas en temporada de veda o sin permiso correspondiente.

Durante 2018, Sepesca revisó también la legitimidad de mil 151 permisos de pesca deportiva, y se revisaron 49.8 toneladas de diversos productos para verificar su procedencia legal.

Capacitan a aduana

Para inhibir la pesca furtiva, así como el transporte ilegal de especies marinas protegidas y en veda, la Sepesca capacita al personal de la Aduana Marítima de Ensenada, encabezada por David Pérez Tejada Padilla.

La instrucción abarcó temas de exportación de especies protegidas, como totoaba, tiburones y caballito de mar, entre otras.

La Aduana Marítima de Ensenada es un punto estratégico para la exportación de este tipo de especies luego de ser capturadas en la zona del Alto Golfo del Mar de Cortés y el Océano Pacífico.

Por ello, el personal de inspección y vigilancia de Sepesca se sumó a los operativos conjuntos con elementos aduanales para la revisión de contenedores de exportación e importación que transporten pescados y mariscos.