EL SECTOR MAQUILADOR DE BC CUMPLE CON LA NORMATIVIDAD LABORAL EN PAGOS Y PRESTACIONES

Por Michel Torres / Mexicali

Anticipándose a cualquier incidencia laboral como la acontecida en Tamaulipas, donde los conflictos sindicales han propiciado el cierre definitivo de tres empresas siderúrgicas, Index Mexicali se ha dado a la tarea de reforzar la orientación del sector maquilador de la región.

En la reunión informativa mensual con los agremiados, Luis Aurelio Espinoza Araujo, director del Comité Laboral y Previsión Social de Index Mexicali, enfatizó que es vital conjuntar a autoridades, sindicatos y asesores.

Respecto al caso de Matamoros, Tamaulipas, explicó que se trató de un solo contrato colectivo con la CTM que congregaba a 40 mil empleados de todas las empresas involucradas en el conflicto, situación nada recomendable.

“Ten un sindicato con tu propio contrato colectivo distinto a cualquier otro colectivo que pueda tener otra unidad o empresa dentro de tu corporativo”, sugirió.

Se exigía un aumento del 20 por ciento salarial (sumado al aumento del salario mínimo) y un bono de 32 mil pesos, definido en una cláusula del contrato colectivo, donde por cada peso que se aumentará al salario mínimo se iba a aumentar por 365.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) dictaminó que dicho bono sí les correspondía a los trabajadores, y por consecuencia inició el paro laboral en nueve maquiladoras, para después formalizar una huelga con 45 maquiladoras ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, lo que originó que otro sindicato emplazara en huelga a otras 30 maquiladoras.

El conflicto se extendió a Reinosa, Ciudad Victoria, Irapuato, donde se replicó el movimiento 20-32 (en referencia al aumento del 20 por ciento salarial y el bono de 32 mil pesos).

Espinoza Araujo explicó que, en lo que respecta a Mexicali y Tijuana, surgió un movimiento social llamado Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT), el cual anticipó que 20-32 llegaría a estas ciudades.

“La situación en Mexicali es diferente porque no tenemos sindicatos en esta ciudad, y en Tijuana los sindicatos que se tienen no contemplan prestaciones indexadas al salario mínimo como lo tenían en Matamoros”, aseguró el director del Comité Laboral y Previsión Social de Index Mexicali.

Por consecuencia, el movimiento OPT no tuvo mayor impacto, pues sólo contó con el respaldo de 50 personas, la mayoría de ellas sin injerencia en el tema.

“OPT es un movimiento político que, dicho sea de paso según lo que se lee en prensa, alcanzaron las 4 mil firmas para contender por la presidencia municipal de Mexicali”, mencionó Aurelio Espinoza, y refirió que el movimiento incluso dejó en claro que no afectaría a las empresas.

Al estar el sector maquilador de la capital bajacaliforniana, agregó, ajustado al aumento del doble del salario mínimo y el correcto pago de prestaciones, la tarea es vigilar que dicha estabilidad salarial se mantenga.

No obstante, reconoció que fueron detectadas dos empresas de seguridad y una de limpieza en las que sus pagos eran irregulares.

“Si nosotros tenemos a esas empresas de seguridad o tenemos empresas de outsourcing o subcontratadas, nosotros tenemos que vigilarlas. Es una obligación de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social observar que las outsourcing o subcontratadas cumplan con toda la normatividad”, señaló.