LA APERTURA DE INCENTIVOS PARA LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ IMPULSARÍA SU COMERCIALIZACIÓN

Dinorah Becerril

Querétaro, Querétaro.- Factores como la baja demanda y los altos costos impiden detonar la comercialización de los vehículos híbridos y eléctricos en el mercado mexicano, coincidieron especialistas.

En el panel “Retos para el desarrollo de vehículos híbridos y eléctricos en México” del Automotive Meetings, Marina García March, gerente de Relaciones Gubernamentales de Nissan Mexicana, reconoció que en México aún hay confusión entre diferenciar un auto híbrido, un híbrido conectable y un eléctrico. Pero a pesar del rezago en materia de incentivos y tecnología, se ha logrado despertar un mercado y crear infraestructura.

Destacó que Nissan introdujo el primer auto eléctrico a México y cuenta con más de 500 unidades vendidas, cuya comercialización fue un hito, debido a que sólo se realiza en línea vía Facebook, pero el mercado aún es incipiente como para comenzar a introducirse en temas de manufactura.

“Nissan produce vehículos eléctricos donde se venden”, aunque México tiene una huella importante en la manufactura automotriz, no hay una demanda focalizada para atraer la producción, además de que se requieren otros factores como la demanda del mercado e incentivos que se mantengan para las empresas de manufactura, en específico para la automotriz terminal, reconoció Marina García.

Al respecto, Eugenio Grandio, especialista en movilidad eléctrica automotriz, consideró necesario promover incentivos para que la población se interese en adquirir estos vehículos, como acciones en materia de deducibilidad como eliminar el IVA o bien colocar una tasa cero.

Reconoció avances como la colocación de un medidor exclusivo para la energía del auto para un consumo transparente; la mayoría de coches eléctricos no pagan tenencia, por lo que se implementó la placa verde para poder reconocerlos. La infraestructura se ha detonado en los últimos años hasta superar las mil 600 estaciones de carga.

“México es uno de los pocos mercados donde hay más estaciones que coches circulando”, comentó.

Grandio aseguró que existe un buen posicionamiento de las estaciones de carga a nivel nacional, por lo que el tema de estar limitado a sólo viajar en las ciudades está desapareciendo. Además se podrían incrementar a través del cobro por recarga, lo que permitiría que se genere inversión y que otros actores, como los OEM, coloquen cargadores para detonar negocios adicionales y nuevas redes.

Para Vicente Cuapio Espino, Electrified Powertrain Engeneering, Ford Motor México, aspectos como un menor costo, una mayor oferta por parte de los Fabricantes de Equipo Original (OEM, por sus siglas en inglés), contar con estaciones de carga y la divulgación de la tecnología, permitirá que la demanda incremente en los próximos años.

Cuapio precisó que gran porcentaje del costo de los vehículos se debe a la batería, sin embargo, las proyecciones indican que en 10 años el costo disminuirá, lo que permitirá que sea una opción comparable con los vehículos de combustión interna.

Para que México se ponga a la vanguardia en materia de manufactura y tecnología en este nicho, añadió Eugenio Grandio, es observar ese tipo de valor. Por ejemplo, “nadie es bueno haciendo baterías. Las armadoras compran a LG, Nec y Panasonic porque los que saben de ese tema son los consumer electronics”.

Expuso que en México hay que pensar cómo se pueden desarrollar esos productos con empresas especializadas en baterías para vehículos y el desarrollo de talento humano.

El desarrollo de este nicho de vehículos dependerá del desarrollo de los equipos de ingeniería de las OEM para soportar sus operaciones, sin embargo, es necesario que se incline hacia el desarrollo de software, dado que se utilizan herramientas virtuales para probar un vehículo.

Para Nissan, añadió García, pese a la buena relación con gobierno e instituciones para generar el talento, la investigación se sigue desarrollando en el extranjero.

China se ha dedicado a investigar e incentivar y las marcas eléctricas del futuro, probablemente sean chinas, porque hacia allá avanza la tecnología, concluyó Grandio.

Para 2030, se estima que haya un 30 por ciento de vehículos de combustión interna, el 33 por ciento de vehículos híbridos y el restante será de vehículos 100 por ciento eléctricos o conectados a nivel mundial.