LA IMPLEMENTANCIÓN DE LA LEY DE FOMENTO A LA INDUSTRIA VITIVINÍCOLA GENERARÁ GRANDES BENEFICIOS

Por Nicté Madrigal / Ensenada

La implementación de la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola y la creación de su reglamento permitirán el crecimiento de las plantaciones y la producción de vino en México.

Además, durante 2018, de 100 vinícolas registradas en Ensenada, alrededor de 20 iniciaron operaciones de exportación a Estados Unidos.

Jaime Palafox Granados, presidente del Comité Sistema Producto Vid de Baja California, destacó que los vinos de la entidad ingresaron a mercados de California, Chicago y Nueva York.

Reconoció que para continuar presentes en los mercados internacionales será necesario ocupar las 4 mil 400 hectáreas de vid que hay en Baja California.

La superficie, sólo en el Valle de Guadalupe, podría incrementarse hasta cuatro veces con el uso de aguas revitalizadas que se enviarán desde la planta “La Morita” de Tijuana.

Estimó que será a finales de 2019 cuando estén en condiciones de poner en marcha el proyecto hídrico, en el cual se invertirán mil 600 millones de pesos.

En marcha reglamento de la “Ley del Vino”

Gabriel Padilla Maya, director general del Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV), informó que ya concluyeron las consultas que darán forma al reglamento de la Ley, y cuyo objetivo fue fomentar que el sector tenga participación en la Comisión Intersecretarial para diseñar.

Se trata, dijo, de generar (junto con los gobiernos) políticas públicas que fortalezcan la industria.

Expuso que desde el CMV buscan la expansión de la industria mediante la canalización de apoyos, así como devolverle al sector la capacidad de financiamiento para expandir las plantaciones que actualmente están sobre las 6 mil 470 hectáreas.

Especificó que la meta es alcanzar las 15 mil hectáreas de vid para elevar la producción de 2.1 millones de cajas a 5 o 6 millones.

“Esto nos permitirá aumentar la capacidad en el mercado interno, pues actualmente se contribuye sólo con el 30 por ciento de los vinos que se consumen en el país. Con el crecimiento que se ha proyectado, la participación alcanzaría un 40 o 45 por ciento”, apuntó.

Necesario fondo de hasta 500 mdp

Gabriel Padilla estimó que con líneas y directrices desde la ciudadanía y con la garantía de mecanismos de participación se tendrán que desprender políticas públicas, primero, para la posibilidad de contar con un fondo de inversión que se estima entre los 400 y 500 millones de pesos.

La intención, dijo, es que sea un mecanismo de financiamiento mixto para que a través de los programas del gobierno federal se canalicen apoyos.

“Se trata de inversiones que pueden sostenerse durante siete años. Es decir, el plazo que se requiere para la producción de uva madura para la producción de vino”, planteó el director general del CMV.

Entre los proyectos en marcha, Gabriel Padilla comentó que continuarán representando al Comité Nacional Sistema Producto Vid.