Nicté Madrigal  / Ensenada

La priorización de criterios técnicos por encima de los políticos en la toma de decisiones respecto a la obra pública debe figurar en los planes que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene para incrementar la inversión en infraestructura hasta el 4 por ciento, en relación al Producto Interno Bruto (PIB), declaró César Ramos García.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), consideró que el gobierno federal tiene muy clara la estrategia de invertir en infraestructura porque va a generar crecimiento, desarrollo y productividad.

En lo que respecta a Ensenada, dijo que ha habido anuncios, como la inversión de 225 millones de pesos, para adecuar el llamado “Tramo de la muerte”, la construcción del Hospital General en San Quintín.

De acuerdo con datos del organismo formado por 12 mil afiliados, la construcción aporta cerca del 9 por ciento del PIB, generando 6 millones de empleos directos y aproximadamente 2.8 millones de empleos indirectos.

Decreció inversión

César Ramos recordó que el gremio ha padecido en últimos años un decrecimiento de la inversión pública en infraestructura, pues pasó de un 5 por ciento en relación al PIB en 2008 a un 2.3 por ciento en 2018 (hasta un monto de aproximadamente 628 mil millones de pesos).

La caída de la inversión pública es atribuible a varios programas de austeridad para sanear las cuentas públicas, lo que supone un error, porque el sector activa la cadena productiva y genera empleo.

Por ello, la industria de la construcción cayó un 1.5 por ciento en 2017, si bien este año se revertirá la tendencia y crecerá de manera similar apuntalada por la inversión privada, que representa cerca del 75 por ciento del total, destacó el titular de la CMIC.

Este panorama podría cambiar sustancialmente con el arribo de López Obrador al poder.

“Estamos entusiasmados con estas noticias porque hay proyectos interesantes para varios lugares de nuestro país y para Ensenada no es la excepción”, subrayó Ramos García.

A nivel nacional, se valoran positivamente proyectos como el del Tren Maya que involucra cinco estados del sur-sureste de México, los más rezagados del país, la construcción de una refinería o la conexión por tren de dos puertos, uno en el Pacífico y otro en el Atlántico.

César Ramos estacó el interés de los afiliados a la CMIC en participar en los proyectos.

“Pedimos que se privilegien criterios técnicos a políticos en la toma de decisiones en cuanto a temas de inversión en infraestructura”, abundó.

El titular de la CMIC sostuvo que dicha cámara apoya otros posibles plebiscitos necesarios por los altos montos de inversión, pero se pide también que cumplan con la legalidad y que los mismos lleguen a todos los rincones del país.

Desde la CMIC auguran el mejor de los éxitos al presidente de México, sin embargo, tendrá que tomar decisiones ‘fuertes y adecuadas’ que detonen el crecimiento del país.