California.- Al estar al frente de uno de los estados más fuertes de Estados Unidos, la gubernatura del demócrata Gavin Newsom en California, representa al menos en apariencia por sus propuestas un bastión contra la política del presidente Donald Trump.

Afrontando complicadas finanzas, Newsom deberá enfocar sus esfuerzos en cumplir las promesas de impulsar el prescolar y atención médica universal, universidad sin costo de matrícula y política energética.

El nuevo gobernador pretende además darle continuidad al proyecto de trenes de alta velocidad de Jerry Brown Jr, así como promover el uso de energías renovables para optimizar toda la generación de electricidad para 2045 y construir millones de nuevas viviendas.

Guerra declarada contra Trump

“No se puede tener una conversación en el estado sobre inmigración, vivienda, salud, sin hablar de Trump. La ley de impuestos nos va a hacer daño, la protección de monumentos,  excavaciones de petróleo, en cada área Trump es un asalto a nuestros valores. Necesitas un líder que no va a vender a la comunidad porque necesita dinero. Necesitas un líder que no va a esperar a que la opinión pública salga adelante, sino que haga lo correcto”, declaró Newsom, anticipando el reto de fungir como gobernador de California en la era de Trump.

En un contraste de conceptos, el demócrata califica a California como el estado “más rico y más pobre de la nación”, pero a la vez asegura que una de sus más grandes virtudes es celebrar la diversidad étnica.

“Me habré de comprometer con fuerza para proteger esas comunidades diversas y asegurarme de que resistamos de manera dinámica en contra de la administración de Donald Trump y de su agenda”, aseguró durante un debate en el que un joven hijo de migrantes mexicanos le cuestionaba qué haría para proteger a las familias de latinos.

Con alrededor de 2.5 millones de inmigrantes en California, Newsom promete convertir al estado en líder de atención médica universal.

“Cuando fui alcalde de San Francisco, nosotros cumplimos la promesa de atención médica universal independientemente de las condiciones preexistentes, de la capacidad de pago y con orgullo independientemente de tu situación migratoria”, comentó.

Para proteger a las mujeres indocumentadas que muchas veces son vulnerables por diversos atracos, se ha manifestado en favor de crear una reforma migratoria para combatir la retórica semi racista.

“Tenemos que asegurarnos de defender los principios, no únicamente el espíritu de las políticas de Santuario que les permiten a las personas que son víctimas de estos delitos (a estas mujeres o a los testigos) de participar con las agencias del orden público sabiendo que esas agencias no son una extensión más de Trump (…) y que los van a deportar, expresó.

Gubernatura vs guerra contra las drogas

Newsom ha calificado como fracaso absoluto la estrategia de guerra contra las drogas, y en el caso de la marihuana aseguró que su legalización se trata de un problema de justicia social, racial y económica.

Al representar California el mercado de consumo legal de cannabis más grande del mundo, el demócrata vislumbra que se convierta en un referente de gran poder que ejercerá presión para México y América Latina para reactivar el debate de la legalización.

“Si tenemos éxito, es el comienzo del fin de la guerra contra la marihuana”, comentó Gavin Newsom, cuando se desempeñaba como vicegobernador de California.

 

Fuentes: The New York Times, Univisión, Telemundo, The Sacramento Bee.