Mexicali, B.C.-  Considerada como la abuela de Silicon Valley, mentora de los fundadores de Google y pionera en el binomio de educación-tecnología, Esther Wojcicki, con su conferencia “Aprender a aprender cambiando la educación”, logró una concurrida audiencia y gran interés durante el Foro Eleva de Coparmex.

Enfocada en los modelos educativos nulos que en muchos países se siguen ejerciendo, sobre todo en México, Wojcicki fue enfática al señalar que es imperante cambiar la experiencia de este país, de América y de todo el mundo.

“Cambiar la cultura de la escuela es lo más difícil”, comentó, añadiendo que es necesario que los maestros cambien su forma de educar, ayudando a los alumnos a crear proyectos.

Narró que se ha intentado en México apegarse a una cultura educativa en la que el alumnado se motive a participar o generar proyectos pero se han encontrado con la resistencia de los docentes.

“Hoy todos tienen un dispositivo  en su bolsillo y todos lo usan para aprender”, abundó Wojcicki, explicando que se debe recurrir a las ventajas que brinda la tecnología, dejando de lado la anticuada aplicación de exámenes en la que los alumnos estudian para memorizar y no para aprender.

Expuso que no sólo se trata de escuchar a un maestro, sino de participar en proyectos que involucren a los estudiantes en el mundo real, pensando en ideas para mejorar y ayudar a la sociedad sin que sea el dinero la única meta.

“La creatividad nace del pensamiento crítico”, abundó la conferencista, detallando que los jóvenes deben tener acceso en el salón de clases a Google y Youtube, siendo éste último el medio por el cual todos pueden aprender algo nuevo.

Wojcicki planteó como ejemplo que ella ni siquiera sabía encender su computadora y fueron sus propios alumnos quienes la fueron guiando y prácticamente hicieron todo.

Para lograr el entusiasmo de los estudiantes, refirió, deben de contar con aulas cómodas, con acceso a la tecnología, donde se emocionen, se diviertan y puedan emprender.

“Cuando se apasionan hacen algo grandioso, y cuando su nombre está en algo se emocionan porque de verdad les importa”, puntualizó.