Mexicali, B.C.- Para comprender los nuevos modelos económicos de China y lo que éstos han significado en la dinámica de los mercados internacionales.

 

Mariella C. Remund, catedrática distinguida de CETYS Universidad, impartió la conferencia: “Desde la ruta de seda a la iniciativa Belt & Road”, en Campus Mexicali, donde habló del plan de expansión económico de China y los beneficios que puede significar para la economía y desarrollo en México.

 

De acuerdo con la experta en temas de emprendimiento y docente de la Northwestern Polytechnical University, en Xi’an, China, el gobierno del país occidental está invirtiendo ampliamente en infraestructura, educación, cultura, entre otros rubros, para generar armonía y comercio entre las naciones, lo que permite crear oportunidades para estudiantes y empresarios que deseen generar una relación estratégica y conocer la forma de trabajo de las empresas chinas.

 

“En Baja California, esta iniciativa tiene un gran impacto: en becas para estudiantes mexicanos por parte de compañías y el gobierno chino, para estudiar allá y volver a México con un internado de trabajo. Para los empresarios, ya existen en este país grandes compañías chinas, como las situadas en Tijuana, con un gran número de empleados, lo que representa oportunidades para conocer el trabajo que se realiza, viajar, hacer inversiones y vender productos mexicanos en China”, comentó Remund.

 

La iniciativa One Belt & One Road, comienza en la República Popular China en el año 2013, propuesta por el presidente Xi Jinping, con la intención de generar un gran mercado unificado, tanto internacional como doméstico, mediante el comercio, intercambio e integración cultural. Sus principales iniciativas inciden en la inversión de infraestructura, redes eléctricas, materiales para la construcción, educación, parques industriales, proyectos hidroeléctricos, vías férreas y carreteras.

 

Ante la gran oportunidad de inversión que el mercado chino representa para México, Remund comentó sobre los cambios comerciales que se han suscitado actualmente entre los países de América del Norte, y que es un beneficio en el acercamiento entre México y China.

 

“Lo que pase en el norte nosotros no tenemos el control, nadie lo tiene, pero México tiene el control de la relación que puede crear con sus socios, y eso será muy valioso: El futuro está en México, el pasado está en el norte” puntualizó.

 

Recomendó comenzar con el estudio del idioma chino, para así tener un acercamiento cultural más profundo, ya que una de las principales barreras para la gran oportunidad de inversión, trabajo y crecimiento entre ambas naciones, es el idioma.

Finalmente, la académica recordó a los asistentes el estar al tanto de las empresas líderes globales de China, así como sus inversiones y trabajo en México, sobre todo en los rubros de tecnología.