Mexicali,  B.C.- Con grandes expansiones y superando crisis gracias a una fuerte convicción laboral, la empresa cumple tres décadas creciendo en familia.

Entre emotivas sonrisas, remembranzas que parecen distantes pero que forjaron la historia de la empresa, y el digno reconocimiento de sus más leales colaboradores, fue como AMP Industrial Mexicana S.A. de C.V. celebró su 30 aniversario, en el que se ha dedicado a la manufactura metal-mecánica con la producción de ductos y rejillas.

Jaime Roberts, director de Grupo IAMSA, narró que AMP en un primer momento se instaló en el Parque Industrial Las Californias, y que durante el transcurso de tres décadas ha logrado cuatro expansiones muy importantes para la industria.

“Ha sido la empresa que más ha crecido de los más de cien clientes que tenemos”, aseguró, recordando que en 1994 lograron crecer de 20 mil a 40 mil pies cuadrados.

En 1997, dijo, la expansión fue exponencial al crecer a 240 mil pies cuadrados, por lo que fue necesario trasladarse al Parque Industrial Cachanilla; posteriormente, la nueva extensión fue de 350 mil pies cuadrados.

Con 15 años en la empresa, Claudio López Ramírez, gerente de planta en Johnson Control, expresó que llegar a 30 años representa un logro que enorgullece a la empresa, consolidándose como fuente generadora de empleo y, a su vez, en el sustento para el bienestar de los colaboradores y sus familias.

Iniciando con 32 colaboradores, hasta llegar a los 500 actuales, aseguró que ha sido el compromiso y la convicción de la gente que trabaja bajo el techo de AMP lo que ha impulsado a la empresa en momentos difíciles, refrendando la solidaridad y el espíritu de servicio como sus principales valores.

López Ramírez explicó que desde que AMP forma parte del corporativo Johnson Controls se ha fortalecido la empresa, generando incluso metas mucho más ambiciosas.

“Este año nos expandimos alrededor de 20 mil pies cuadrados”, mencionó el gerente de planta, agregando que anualmente su producción asciende a 2 millones de piezas en promedio, exportadas principalmente a Estados Unidos por alrededor de un 95 por ciento, y el resto a Canadá y Europa, con un ingreso anual aproximado de 65 millones de dólares en ventas.

La recompensa a la perseverancia

Verena Cobian Serrano pensaba probar suerte por seis meses, y ahora, en este aniversario, recién cumplió 29 años en la empresa, lo que le valió ser reconocida como una de las más antiguas y leales colaboradoras.

Emocionada por sus logros, Verena narró que siempre contó con el apoyo de sus compañeros de trabajo, motivándola a crecer laboralmente para ascender de operadora a guía de línea.

Estando entre sus logros el hacerse de su propia casa, mencionó con orgullo que su hijo pudo lograr una carrera universitaria como administrador de empresas, y actualmente es gerente de una franquicia de cines de la localidad.

“Las cosas no se dan un día para otro, todo esfuerzo tiene su recompensa en la vida y para muestra basta un botón”, aseguró con una sonrisa.

Filosofía laboral convertida en familia

Amalia Franco Rebollar, gerente de Recursos Humanos con 20 años de continuo trabajo en AMP, destacó que se trata de una empresa en cuya filosofía laboral está implícita la armonía familiar.

La seguridad de los colaboradores, refirió, es la prioridad de la empresa, donde los 30 años cumplidos son el mejor ejemplo de su estabilidad y una puerta abierta al crecimiento laboral.

“Me ha tocado ver que las oportunidades se van dando y son para quienes las aprovechan. Ahora que ya somos Johnson (Controls) y que es un corporativo muy grande, pues las oportunidades aún son más grandes”, comentó.

Muchas historias de éxito, mencionó Amalia Franco, se han hecho realidad en AMP, desde operadores que se convirtieron en supervisores, hasta hijos de colaboradores que siguieron los pasos de sus padres dentro de la empresa.