Ensenada, B.C.-  Como parte de la lucha de ciudadanos que buscan que Ensenada sea considerada en la Zona Franca Fronteriza, surgió un movimiento denominado “Ensenada también es Frontera”, además de la instalación de mesas técnicas encabezadas por los gobiernos municipal y estatal.

Durante uno de los foros organizados para el análisis del tema y recopilación de información, Rubén Roa Dueñas, experto en temas estadísticos de Baja California, sostuvo que la exclusión de este municipio de la reducción del IVA e ISR generaría mayor pobreza en el municipio.

Informó que las cifras revelan que hay 264 mil habitantes en condición de pobres y 27 mil en situación de pobreza extrema.

“En el escenario de aislar al municipio de los beneficios fiscales de la Zona Franca Fronteriza se profundizarán las situaciones de pobreza y marginación en el municipio”, insistió.

Roa Dueñas detalló que, de darse la exclusión, se reducirá el consumo y disminuirá la producción, incentivando a las empresas locales a trasladarse a otras sedes provocando así cambios en la composición de los empleos formales.

Observó que, una vez más, la clase baja recibirá mayores impactos, pues las clases medias y altas de Ensenada buscarían realizar sus compras en las ciudades que les permitan un mayor poder de compra al pagar un IVA del 8 por ciento, contra el 16 por ciento que se tendría en este municipio.

La eventual desaceleración económica, refirió, obligará a una redistribución en el mercado laboral, como consecuencia de un cambio en la competitividad del sector terciario y secundario.

“Al mismo tiempo, provocará cambios en la contribución de Ensenada al crecimiento económico de Baja California”, señaló el experto en estadística.

Cabe recordar que el establecimiento de la Zona Franca Fronteriza forma parte de las promesa de campaña del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, sólo contemplaría el territorio ubicado a 30 kilómetros de la línea fronteriza con Estados Unidos.