Ensenada, B.C.- Con una inversión de más de 900 millones, la nueva planta proveerá de agua a 90 000 ensenadenses.

El presidente de la república, Enrique Peña Nieto, y el gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, participaron en la puesta en marcha de la planta desalinizadora de agua de mar, que proveerá a Ensenada de 250 litros por segundo del líquido.

Tras concluir el periodo de pruebas desde la segunda semana del mes de julio, el proyecto que alcanzó una inversión de 902 millones de pesos permitirá dotar de agua a 90 000 habitantes del municipio.

En el acto oficial de arranque, y con la presencia del alcalde Marco Antonio Novelo Osuna, se indicó que la planta es operada por Aguas de Ensenada, S.A. de C.V. (Adesa), subsidiaria de GS Inima Environment, S.A., con la cual signaron un contrato por veinte años.

El volumen se suma a los más de 150 litros por segundo que se reciben a través del acueducto del Río Colorado-Tijuana-Ensenada.

Hasta 500 litros por segundo

Enrique Peña Nieto comentó que las obras de la planta fueron ampliadas a fin de tener la posibilidad de que, en una segunda fase, la capacidad de producción de agua desalinizada se amplíe a 500 litros por segundo, lo que la convertiría en la más grande de Latinoamérica.

Se indicó que para la consolidación de la obra, el Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) otorgó un crédito por 490 millones de pesos para su construcción y obtuvo la adjudicación de un contrato de prestación de servicios de construcción, operación y transferencia (CPS).

El costo restante del proyecto fue cubierto con recursos no reembolsables provenientes del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) y aportaciones de capital de GS Inima.

El gobernador informó que el déficit de agua actualmente es del 33 por ciento.

Antes de que concluya el mes de julio, dijo, esta cifra se abatirá con el agua de la desalinizadora, cuya distribución estará a cargo de la Comisión estatal de Servicios Públicos de Ensenada (Cespe).

Proyecto y operación

El proyecto consistió en la construcción de la planta desalinizadora a partir de ósmosis inversa, obras de captación de agua de mar, instalaciones de pretratamiento y un sistema de descarga de salmuera al océano.

Cuenta con un tanque de almacenamiento, planta de bombeo y líneas de conducción para conectar al sistema de distribución.

Proceso

El agua de mar llegará a una zona de filtros donde será depurada para dar paso al área de microfiltración (con filtros de cartucho), posteriormente, ingresará al edificio de proceso y control (donde están las membranas de ósmosis inversa).

Una vez que concluya este proceso y el agua sea depurada, el remanente será enviado al edificio de neutralización y salmuera.

El agua con alta concentración de sal será separada y enviada por las tuberías hacia el mar.

También se contempla un área de post tratamiento; luego del proceso de ósmosis inversa, el agua se mineraliza para adquirir las condiciones requeridas para el uso y consumo humano (500 partes por millón de minerales).

La planta integra tres bombas de alta presión que apoyan la producción del sistema de ósmosis inversa.