Tijuana, B.C.- En lo que va del año, el precio de la gasolina en Tijuana se ha incrementado alrededor de un peso, repercutiendo en la capacidad de compra de los consumidores, señaló Alejandro Borja Robles, presidente de la Asociación de Propietarios de Estaciones de Gasolina de Tijuana (APEGT), quien afirma que sólo el 30 por ciento de las estaciones son de empresarios locales que lidian con factores en contra.

“La reforma energética no viene a darnos los frutos que se esperaban, y aquí el más perjudicado es el bolsillo del consumidor. A nosotros nos dan el precio, lo siguen rigiendo ellos (el gobierno) y no sé realmente la metodología que utilizan, porque para ellos es muy importante el factor tipo de cambio”, dijo el dirigente.

A pesar de que el peso se recuperó ante el dólar, recordó que en enero de 2017 se dio un aumento importante al precio de la gasolina, de casi 4 pesos, para el mes de junio, y aún así el precio de la gasolina no bajó, sino al contrario, subió 25 centavos.

“Está subiendo la paridad y esperemos que no se dé el aumento que se ha visto, cada semana sube casi 4 centavos. En lo que va del año yo creo que va en un peso”, apuntó.

Lógicamente, añadió Borja Robles, se venden menos litros de gasolina, pues el ticket promedio de venta en las estaciones de servicio es de 150 pesos, cuando hace varios años era de tanque lleno.

Ante los altos precios del combustible, los tijuanenses con visa tienen la opción de cargar su gasolina del otro lado de la frontera, impactando en el sector gasolinero local.

“La fuga de consumidores siempre ha existido, sobre todo en Tijuana, porque nunca recibió las bondades de la homologación de precios con EUA, cuando en lugares como San Luis Río Colorado, Sonora, cuesta alrededor de 3 pesos menos”, mencionó.

El líder gasolinero ecplicó que la razón de no incluir a Tijuana en el esquema de homologación es que en California se vende el combustible más caro de EUA.

La competencia es buena, pero con el suelo parejo

Con la llegada de empresas transnacionales que ofertan gasolina en Tijuana, tales como BP, Arco y Chevron, Borja Robles afirma que esta competencia es buena, siempre y cuando las nuevas marcas no se valgan de publicidad engañosa.

Aseguró que la gasolina que se vende en la ciudad es la misma en todas las estaciones y todas las compañías, ya que es el mismo producto que llega de importación e incluso se almacena donde mismo, pero que las empresas se anuncian como las mejores en rendimiento.

“En sí lo que es la molécula de la gasolina es la misma para todos, más que nada lo que vemos es una guerrita de aditivos, porque el producto viene siendo el mismo. En algunos casos se habla de una mercadotecnia que siento que no es real”, consideró.

Alejandro Borja opina que la competencia es buena, ya que el consumidor tiene más alternativas de compra, mientras el empresario debe renovar estrategias para ser más competitivo.

Además de los gasolinazos y la competencia transnacional, el sector debe lidiar con una carga administrativa tres veces mayor en comparación con otros años, por lo que muchos empresarios locales han tenido que cerrar su negocio o venderlo a las transnacionales.

El dirigente de la APEGT indicó que, actualmente, de unas 226 estaciones de servicio que existen en la ciudad, sólo el 30 por ciento son de empresarios independientes, mientras que el resto corresponde a grandes grupos gasolineros.