Tijuana, B.C.- El ambiente relajado en su edificio de principios del siglo XX invita a probar de sus 25 diferentes tipos de cerveza artesanal.

La cerveza artesanal ha cobrado un importante auge en Baja California y Tijuana, los productores se esfuerzan por proyectar una identidad propia, tal es el caso de cervecería Mamut.

¿Por qué Mamut? Por esa curiosidad que despierta el saber cómo sobrevivía el hombre en la época prehistórica, y cómo lo rudimentario y la ausencia de tecnología le permitía satisfacer sus necesidades. Esa es la explicación que ofrece Abraham Rodríguez, maestro cervecero.

Su principal sede se encuentra en la Calle Tercera, en la zona Centro de Tijuana, dentro de un histórico edificio de principios del siglo XX, que en su tiempo albergó al Hotel Foreign Club, el cual floreció durante la denominada Ley Seca de Estados Unidos y que ahora se ha adaptado como sala de degustación de cerveza.

Mamut es un proyecto iniciado por Juan José Quesada, quien en el año 2012 emprendió un pequeño negocio ubicado en el Pasaje Rodríguez de la Avenida Revolución, espacio que impulsaron artistas y creadores independientes para dar a conocer su arte y productos.

Dicha sala de degustación aún está en servicio, así como una más en la Calle Sexta en el centro de la ciudad.

Respuesta inmediata

Fue en el Pasaje Rodríguez donde Mamut se dio a conocer al público con apenas una producción de 20 galones, comenta Abraham Rodríguez, pero la respuesta de los consumidores fue tal que a los dos años incrementaron a 200 galones.

“Estuvimos haciendo pruebas de mercado, innovando con las fórmulas, viendo lo que le gustaba a la gente, porque algo que tenemos es que no nos quedamos en un solo estilo, sino que podemos abarcar todo tipo de cerveza. Actualmente manejamos 25 diferentes”, señala Abraham, quien se encarga de la producción.

En la sala de degustación de la Calle Tercera, Mamut mantiene actualmente una producción de 300 galones de cerveza artesanal, donde las más solicitadas son la Rye Ale, con un toque cítrico, y la Imperial Stout, cerveza oscura con tintes de cacao.

No obstante, la marca tiene variedad para todo tipo de paladares, incluso su producto ya es enviado a Guadalajara, Puebla, Ciudad de México y Monterrey en latas de un litro.

Cultura y gustos para todos

Un dato curioso de Mamut es que no embotellan su cerveza, pues la idea es que el público acuda directamente a sus salas de degustación a probarla, subraya Abraham Rodríguez.

“Algo que nos distingue es que no estamos dirigidos a un público en específico y que no buscábamos embotellar y vender masivamente. Estamos abiertos a todo tipo de  público y queremos que vengan a probar la cerveza directamente de nuestro barril”, expresa.

En sus instalaciones se descartó el uso de televisión y de una música en particular, con la intención de evitar que se etiquete el lugar para cierto gusto o personas. La invitación está abierta para quienes buscan probar cosas nuevas.

Abraham detalla que un complemento atractivo de Mamut es que ofrece un menú muy adecuado y a precios muy accesibles: pizzas hechas en horno de piedra, hamburguesas, hot dogs y alitas de pollo, entre otros platillos.

El maestro cervecero destaca la importancia de apoyar a productores locales que ofrecen cerveza que puede ser de mejor calidad que las marcas comerciales, con el plus de disfrutar de un espacio donde la cultura es una parte importante.

Y es que Mamut dispone de espacios para conciertos, presentaciones de libros y exposiciones de arte, además de incluir una sala de degustación de mezcal traído directamente de Oaxaca.

Disfrutar de una buena cerveza en una terraza con música en vivo, sumado a la exposición de destacadas obras de arte, es la experiencia cultural que Cervecería Mamut ofrece.