Mexicali, B.C.- El experto economista Enrique Rovirosa asegura que urgen cambios en el modelo económico y educativo.

La carrera electoral continúa, pero más allá del resultado, quien tome las riendas del país tendrá que esmerarse a tope para potenciar a México en materia económica y educativa, principales retos para el sucesor de Enrique Peña Nieto.

Así lo planteó el experto economista Enrique Rovirosa Miramontes, quien advirtió que, de no replantearse la política gubernamental en los sectores antes mencionados, podría propiciarse una ruptura social.

“Si lo que se pretende es que haya una ruptura de la paz social, tendríamos que seguir por el mismo camino […] entre el que entre tiene que efectuar cambios, al país le urgen cambios”, comentó.

En materia económica, Rovirosa explicó que México ha apostado al sector exportación, mas no precisamente al sector productivo en términos industriales, sino también al sector turístico y al de servicios, considerando la entrada de capitales de fuera, entre ellos las remesas.

Enfatizó en que el país depende desmedidamente de la inversión extranjera, descuidando el mercado interno.

“Tenemos un sector turístico que aporta fuertes recursos al desarrollo económico del país y en términos de captación de divisas que lamentablemente también ha ido internacionalizándose por la inversión extranjera” refirió el economista.

Añadió que también se captan destacados recursos a través de las remesas, las cuales han superado los ingresos por el turismo e inversión extranjera directa, e incluso los ingresos por exportación de petróleo.

“Sin estas actividades, el país se hubiera caído”, aseguró, argumentando que México está en una posición de riesgo en un mundo donde están resurgiendo los nacionalismos y donde el modelo de globalización está en duda.

El próximo presidente tendrá que lidiar con la desventajosa relación bilateral con Estados Unidos, afrontando el tema migratorio ante la retórica proteccionista de Donald Trump.

Respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Enrique Rovirosa expuso que es muy probable que quien asuma la dirigencia del país deberá darle continuidad a la renegociación, siendo la industria automotriz la que ha tomado gran relevancia en la economía nacional.

“El peor de los casos sería que EUA, de manera unilateral, dijera ‘pues como no llegamos a un acuerdo me retiro’, o, en su caso, anunciar medidas cautelares como la que anunció sobre el acero y el aluminio, de imponer tarifas especiales”, detalló.

La educación, refirió, será otro de los principales retos para el nuevo presidente, y de entrada, todos los candidatos reconocen que el modelo educativo debe cambiar, sin embargo, se genera incertidumbre por saber con qué orientación se dará dicho cambio.

“Los empresarios, por ejemplo, solicitan que cambie el modelo educativo del país”, manifestó, dado que el actual no garantiza el cubrir las necesidades del futuro porque se ha generado un rezago en comparación con lo que hacen otras naciones, no se está a la altura de lo que exige la competitividad internacional.

Rovirosa expresó que, pese a que la presidencia de Enrique Peña Nieto logró mejores números que en el mandato de Felipe Calderón, la percepción ciudadana es negativa.

“Con Felipe Calderón el promedio de crecimiento anual del PIB fue del 1.8 por ciento, y con lo de 2013 a 2017, es decir, los cinco años de esta administración, el promedio es del 2.6 por ciento, detalló.

No obstante, dados los altos índices de corrupción e inseguridad, que además se convirtieron en inhibidores económicos, el economista puntualizó que ambos factores distinguieron la administración federal próxima a concluir.

“La percepción es que este gobierno es el peor que hemos tenido en toda la historia del país”, concluyó Rovirosa.