Tijuana, B.C.- La recaudación de EU caería al menos 6,2 billones de dólares en los próximos 10 años, mientras que la deuda aumentaría en 7,2 billones de dólares, siendo ambigua la forma en la que se compensarían.

Jorge Alberto Pickett Corona, Abogado Fiscalista, Detalló que este plan fiscal, ambicioso pero lleno de incertidumbre, también trae recortes tributarios importantes, tales como el recorte de la tasa de impuestos a corporaciones o grandes empresas, de un 35% al 15%, y otorga incentivos de repatriación a aquellas empresas que invierten fuera de Estados Unidos.

“Según varios Centros u organizaciones independientes de investigación en temas de materia tributaria, estiman que la recaudación caería al menos 6,2 billones de dólares en los próximos 10 años, mientras que la deuda aumentaría en 7,2 billones de dólares, y es que no es clara la forma en la que se compensarían estas”, refirió Jorge Picket.

El abogado fiscalista mencionó que aunque los índices accionarios estadounidenses se convirtieron en un método de medición para el plan fiscal de Trump, y pese a que cerraron el mes de noviembre en máximos históricos, la volatilidad también subió de forma considerable, esto con motivo de las matemáticas engañosas que maneja el ya aprobado plan fiscal.

“El acreditamiento de impuestos pagados en el extranjero también podría ser un problema, ya que las tasas de impuestos que se tengan tanto en Estados Unidos como en México se verán afectados, desde las inversiones mexicanas que se tienen en nuestro vecino país del norte, como en las inversiones de estadounidenses en nuestro país”, concluyó el especialista.

El experto informó que las universidades y colegios dedicados a la investigación se encuentran realmente preocupados por el impacto que la derogación de la exclusión fiscal pueda generar en los programas de investigación, puesto que ahora menos estudiantes querrán matricularse en algún posgrado.

Así también señaló que las modificaciones pondrán en la “cuerda floja” a alrededor de 145 mil estudiantes de posgrado que recibían exención del pago de colegiatura, además estudiantes de maestrías y doctorados que recibían beca o subvención.

Pickett Corona, indicó que los estudiantes asignados a un plan de investigación que reciben un estipendio por esto, serán sujeto de impuestos, obstruyendo el desarrollo de la investigación científica que podría beneficiar no sólo al estudiante, sino a la sociedad en general.