Mexicali, B.C.- La SHCP cobrará ISR a partir del 1º de Enero del 2018 a empresas albergadas

Para las empresas que se encuentran albergadas por un “shelter”  existe una gran incertidumbre por la medida recaudatoria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ya que a partir del primero de enero del 2018 tendrán que pagar su Impuesto Sobre la Renta (ISR), sin embargo, a tres meses de cerrar el año, no se han definido las reglas de cómo se va a tasar este impuesto.

En entrevista con una maquiladora albergada por un shelter y que solicitó su anonimato, explicó que están explorando la posibilidad de acreditar los impuestos “no recuperables” que se paguen en México en su país de origen.

Además, subrayó que no cuentan con un Registro Federal del Contribuyente (RFC) propio, pues operan con el de su shelter, entonces, “¿cómo van a tasar y acreditar los impuestos?”.

La maquiladora señaló que invariablemente al 2022 tendrán que separase conforme a lo estipulado por la normatividad mexicana, y que esta nueva imposición tributaria los está impulsando a dejar el shelter antes de lo previsto.

Esta compañía criticó que el gobierno mexicano está enfocado en recaudar y no los está incentivando a través de ningún programa, tampoco están recibiendo asesoría para la futura separación del shelter.

A pesar de la carga de impuestos, para esta empresa, la transición es vista como positiva ya que pertenecerán directamente a su corporativo en todos los sentidos y no dependerán del shelter para figurar como empresa en México. Además, sostuvo que tendrán la oportunidad de conocer más a fondo su negocio y generar estrategias que les permitan mayor crecimiento.

En defensa de la competitividad en esquema Shelter

Por su parte, Sergio Tagliaprietra Nasri, explicó que ante la medida de la SHCP que obliga a las empresas residentes de un shelter a pagar ISR a partir del 2018, el Comité Nacional Shelter de Index (el cual preside), estará cabildeando con el Congreso de la Unión y otras dependencias federales, para contrarrestar el impacto económico.

Las empresas shelter enfrentarán dos retos para finales del 2017. El primero será lograr que los países donde radican los corporativos de las empresas residentes, acrediten el ISR que pagarán a partir del 2018 en México así como retener a las maquilas que actualmente albergan pero que han manifestado su intención de abandonar el esquema shelter ante esta medida.

Tagliapietra Nasri destacó que en el caso de IVEMSA (sheltera), fungirá como responsable solidario del pago de ISR de sus empresas residentes, dando certeza ante el SAT e informó que se han contratado a los mejores despachos internacionales para lograr la doble acreditación.

El segundo reto será el prolongar la estadía de los clientes integrados al programa de albergue más allá del 2022, año que la ley les ha estipulado como límite.

Sergio Tagliaprietra, aseveró que la estancia de las empresas “debe ser una decisión de negocio, y no de gobierno”; señalando que han sido constantes las demostraciones de la formalidad del esquema (más de 80 mil empleos), la tributación de millones de pesos al seguro social, así como el pago de impuestos.

Para finalizar, Tagliapietra resaltó que el esquema shelter es competitivo pues centraliza los costos de operación y administración, enfocando esfuerzos en sus procesos y resultados.

Riesgos del exterior

El presidente Donald Donald Trump, impulsa actualmente una agresiva reforma fiscal, que promete disminuir impuestos a las empresas en EUA, ello para asegurar su permanencia y atraer a las que operan fuera del país.

Sergio Tagliaprietra, destacó que medidas como las que se implementan en México son inhibidores de inversión, “si ven candados en otros países, pueden regresarse a su país, donde los estimulan… debemos tener mucho cuidado en retener lo que está aquí”, recalcó.