Mexicali, B.C.- El Centro de Diseño de Mexicali de UTC Aerospace Systems celebró en julio, su quinto aniversario de operaciones. Considerado como semillero de varios ingenieros dedicados al rubro aeroespacial, ha logrado desarrollar no sólo talento humano de alto nivel, sino también un extenso set de herramientas capaces de dar soporte a diversos procesos de su sitio en la capital bajacaliforniana.

Lo anterior, le ha permitido brillar no sólo en México sino también en todo su corporativo. Así lo manifestó Stephane Dion, Vicepresidente de Ingeniería de Aeroestructuras y Tecnología de UTC Aerospace Systems, durante la ceremonia de aniversario.

«La habilidad del equipo del Centro de Diseño de Mexicali de desarrollar nuevo talento y un extenso set de herramientas en un periodo tan corto de tiempo ha sido impresionante. No tengo duda de que su trabajo continuará expandiéndose y desarrollando experiencia», sostuvo Dion.

Fundado en julio del 2012, el Centro de Diseño de Mexicali (MDC por sus siglas en inglés), inició con la participación de cinco ingenieros que pusieron toda su dedicación y confianza en el Centro, recordó Gustavo Del Campo, quien fue Gerente General de MDC al comienzo de sus trabajos.

«Tomaron un gran riesgo al unirse a una organización totalmente nueva. Cuando fueron contratados, la demanda de trabajo apenas comenzaba y todavía no teníamos la capacidad de contratar a las personas suficientes durante los primeros seis meses. Sin embargo, creyeron firmemente en el proyecto, y fueron leales a él. Sin ellos, nada hubiera sido posible».

Por su parte Jorge Granados, uno de los cinco primeros ingenieros (quien también continúa activo en el Centro al igual que sus colegas), describió conemoción las primeras asignaciones del MDC.

«Iniciamos como un pequeño equipo apoyando el diseño e ingeniería de stress del Engine Build Up (EBU), y las actividades de integración para los equipos de desarrollo de producto del Thrust Reverser Actuation System (TRAS)»dijo.

Hoy, ingenieros del MDC apoyan programas dedicados al desarrollo del futuro del nacelle para aeronaves, que se planea entren en servicio en un rango de tiempo de casi 8 años.

Expansión de soporte del MDC y visión a futuro

Desde hace tres años, Miguel Blancas asumió la dirección del MDC. Su enfoque de liderazgo está encaminado a lograr expandir el soporte que ofrece el Centro a diversas operaciones a nivel corporativo. Otro de los objetivos plantados por Blancas es continuar con actividades para desarrollo de producto, tal como los componentes del Engine Build Up.

Con una fuerza de trabajo de 78 ingenieros el MDC tiene el potencial y oportunidades para colaborar aún más con las dos plantas de UTC Aerospace Systems de Mexicali, manifestó el líder del Centro, quien también precisó que el equipo está trabajando para maduración de roles de soporte tales como la implementación de soft tooling para el edificio Bond Shop (nombre asignado a una de las plantas del campus en Mexicali).

El ingeniero detalló que el MDC busca contribuir con la erradicación de defectos en las líneas de producción, esto a través de cambios en el diseño o en herramientas y accesorios en el proceso de manufactura.

«También estamos trabajando al lado del equipo de Research & Development en Chula Vista y Riverside, para desarrollar procesos más eficientes en costo para manufacturar los Thrust Reverser Blocker Doors», dijo Miguel Blancas.

Miguel Blancas enfatizó que el equipo de MDC está posicionado para continuar brindando soporte al desarrollo de ingeniería del nacelle del futuro, y seguir desarrollando talento mientras ofrecen trabajos desafiantes e interesantes para los jóvenes ingenieros mexicanos.

Historias de éxito

UTC Aerospace Systems es reconocido por su disposición a desarrollar habilidades y ofrecer crecimiento de experiencia profesional ilimitado. Tal es el caso de Melissa Aldaco y Víctor Fernández, ambos ingenieros del MDC que iniciaron como practicantes y ahora residen en el Centro.

«Algo muy importante para mí ha sido la motivación que se ha mostrado para fomentar mi desarrollo profesional y el apoyo educativo que se me ha brindado para entrenamientos, cursos y eventos tanto fuera como dentro de la empresa», expresó Aldaco.

«Para mi último día como practicante ya tenía muy buena experiencia analizando los diferentes componentes metálicos y compuestos del Boeing 787. Definitivamente la exposición al trabajo que tuve me ayudó a arrancar con mucha fuerza mi carrera profesional», expresó Fernández.