Tijuana, B.C.- Desde marzo opera parcialmente el Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera en Tijuana.

La aduana del siglo XXI sin duda requiere del máximo uso de las tecnologías de la información, por eso la Administración General de Aduanas (AGA), tiene a la «Aduana Inteligente» entre sus cinco pilares para lograr sus objetivos estratégicos.

 

La implementación del Documento de Operación para el Despacho Aduanero (DODA), ha sido un medio eficiente para agilizar el cruce de mercancías en la Aduana de Tijuana para los usuarios que han elegido esta modalidad de despacho, reduciendo así el número de papeles, y sobre todo, el tiempo para procesar documento por documento por documento.

 

Y es que cada vez más agentes aduanales se suman a la utilización del sello bidimensional.

 

DODA es el antecedente inmediato del proyecto de modernización aduanera más ambicioso de la aduana mexicana: El Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA), debido a que el primero sienta las bases para contar con número único de integración, el cual contendrá toda la información relacionada con la operación y cuyo objetivo es optimizar la entrada y salida de mercancías del territorio nacional, así como contar con trazabilidad y transparencia, tanto para los usuarios como para la autoridad.

 

Actualmente, el trámite se puede realizar manualmente en la página del Servicio de Administración Tributario (SAT) y se encuentra en fase de pruebas la modalidad a través de Webservice, el cual automatizará el llenado de información para agente aduanal.

 

Esto quiere decir, que para finales de año, la Aduana de Tijuana será la primera en contar con PITA para carga; el proceso de implementación será gradual en el resto de las aduanas a lo largo de cinco años, por lo que éstas estarán operando con DODA. De ahí la importancia que actualmente se estén ya generando transacciones exitosas en esta aduana gracias a la colaboración activa de los agentes aduanales que, a pesar de no ser una disposición obligatoria por el momento, han apostado por el uso de la tecnología.

 

En los carriles de carga, actualmente se encuentran instalados los componentes tecnológicos que leerán las tarjetas de tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia), los lectores de placas delanteras y traseras, así como los sensores de presencia, mismos que vendrán a sustituir la intervención directa del personal aduanero.

 

En cuanto a vehículos ligeros, en la Garita de Otay, PITA se encuentra operando desde el pasado mes de marzo y a medida que se vaya alimentando la base de datos de los pasajeros, se irá mejorando la precisión del análisis de riesgo que realiza el sistema electrónico aduanero. Por su parte, la Garita del Chaparral contará con este moderno sistema en los primeros días de junio.

 

Este sólo es el principio de un programa que contempla modernizar 310 puntos tácticos para la supervisión de videovigilancia, 60 puntos de revisión para el despacho de mercancías en carga y 52 cruces fronterizos para una mejora en el control de vehículos de pasajeros, abarcando aduanas marítimas, fronterizas e interiores, según información de la Asociación de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM).

 

Como resultado del proceso de modernización, los importadores y exportadores esperan pronto contar con resultados positivos, tales como generar economías de escala y reducir costos operativos, mejorar niveles de servicio en procesos de despacho, convertir la video-vigilancia en un habilitador de seguridad e inteligencia, facilitar la operación e incrementar la recaudación del despacho aduanero, sin olvidar un objetivo primordial: la reducción de corrupción y actos ilícitos.