Tijuana, B.C.- El Déficit Comercial, la modificación de proveeduría y la caída del empleo manufacturero de EUA son los tres principales motivos de este país para renegociar el TLCAN.

El escenario más probable respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es que se renegocie para el segundo semestre de 2017, pues el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya se ha dado cuenta que no puede actuar de manera unilateral.

En conferencia dictada en Tijuana, el Doctor en Economía, Jaime Zabludovsky, uno de los principales actores en la conformación del TLCAN hace más de 20 años, habló de los escenarios alrededor de la renegociación de este acuerdo trilateral que se ha visto en la incertidumbre a partir de que el presidente Donald Trump amenazara con deshacerlo.

El experto en comercio exterior, indicó que fueron tres los motivos notables por los que Estados Unidos decidió aceptar la renegociación: uno es el déficit comercial, el cual ha sido incluido en los discursos de Trump como una de las causas para salir del TLCAN.

Sin embargo, Zabludovsky aclaró que el déficit comercial de las economías consiste en gastar más de lo que se ahorra, y que ello no tiene nada que ver con la política comercial de los países.

Eso no lo ha entendido Trump. Lo que Estados Unidos tendría que hacer para disminuir su déficit comercial es bajar el gasto público o aumentar los impuestos. No hay de otra, porque el déficit no lo va a resolver con el TLCAN», señaló el economista.

El segundo motivo para renegociar el tratado, agregó, es que la proveeduría de Estados Unidos se ha modificado desde 1994.

Mientras en aquel año el mayor porcentaje de sus importaciones provenían de: Japón (20%), China (6%), México (7%), Canadá (14%); para 2015 el gran manufacturero a nivel mundial, China, ha acaparado la proveeduría con 23%, mientras que México aumentó a 14 por ciento, Canadá bajó a 11 por ciento, y Japón disminuyó a 6 por ciento.

Esta situación dio paso a una caída en el empleo manufacturero de Estados Unidos en los últimos 25 años, precisó Zabludovsky, lo cual se convirtió en el tercer motivo para renegociar el TLCAN.

«La economía de Estado Unidos es de servicios, lo que es un síntoma de prosperidad. Pero la visión de Trump es regresar las plantas de producción, que es una visión nostálgica, muy romántica, si no es que ignorante. Esa tendencia no la va a revertir. Eso sería contra la prosperidad y crecimiento de Estados Unidos», dijo.

Zabludovsky, como asesor activo en la renegociación del TLCAN, aseguró que el presidente Trump se ha dado cuenta de que no puede actuar a capricho como en sus negocios de bienes raíces, pues existen contrapesos con los que debe lidiar e instituciones y regulaciones qué respetar.

Por lo que el escenario más probable es que se renegocie a partir de agosto de 2017, concluyendo el proceso en 2019, con un tratado actualizado que incluya disposiciones que en 1994 no existían, tales como: comercio electrónico, propiedad intelectual, medicamentos biológicos, telecomunicaciones, las reformas que México ha hecho hasta la fecha, entre otras cuestiones.

Déficit en Tecnología Avanzada y comportamiento del PIB de EUA

Aunado al tema de la renegociación del TLCAN, han sido notorias varias deficiencias que están minando la economía del denominado «país del tío Sam». Una de ellas es el déficit que presenta en su balanza comercial de productos denominados de «tecnología avanzada» pues de acuerdo al US Census Bureau, desde el 2002 a la fecha este rubro ha estado en contante aumento tal débito y sólo en 2016 presentó un déficit de $83 mil 136 millones de dólares.

En este mismo sentido, en lo que va del 2017 esta tendencia se mantiene al presentar un déficit de alrededor de 19 mil millones de dólares. Según estadísticas publicadas por el Banco Mundial, Estados Unidos ha ido en picada en materia de exportaciones de productos de alta tecnología desde el 2004 a la fecha en un 12 por ciento, a diferencia de China que ha permanecido del 2008 a la actualidad con exportaciones anualizadas promedio.

Este mismo comportamiento se puede observar en el Producto Interno Bruto (PIB) del vecino país frente a China.

Ante este panorama, a Estados Unidos le conviene claramente más la renegociación del TLCAN y hacer un frente económico común en coordinación con México y Canadá, pues desde la mitad del segundo periodo de Barak Obama, el país de las barras y las estrellas viene agudizando esta problemática y otras que lo están dejando atrás frente a economías consideradas «emergentes».

Aún y que la economía de Estados Unidos está basada en servicios, también es verdad que los temas de tecnología e innovación hoy por hoy han logrado detonar crecimiento económico y atracción de inversión en otros países.