Un ambiente apacible, buenos vinos, una propuesta gastronómica que destaca los productos locales, y una vista espectacular, han convertido a la Hacienda Guadalupe en un emblema de la industria hotelera y gastronómica en Ensenada.

Ubicada en el Valle de Guadalupe, el hotel-boutique-restaurante que surgió de la visión de Daniel Sánchez y Gabriela Melchum, día con día se consolidado como uno de los sitios preferidos de los visitantes, debido a que han sabido integrar las vocaciones más importantes del municipio a su concepto.

Aunque el plan inicial era construir una casa de descanso, poco a poco la demanda de servicios los obligó a ampliar sus espacios y, lo que fue una pequeña cocina, se convirtió en el restaurante donde actualmente ofrecen platillos elaborados con productos de locales.

El concepto regional con toques mediterráneos integra especies como las codornices, pescados y mariscos.

En Hacienda Guadalupe, los platillos son armonizados con las más 150 etiquetas de 45 de productores de los valles vitivinícolas y la línea de vinos Melchum que produce la familia.

 

Bodas de destino

 

Actualmente el complejo cuenta con 12 habitaciones, y cuatro más en etapa de construcción y es que, la Hacienda Guadalupe también se ha posicionado en el rubro de bodas de destino.
Sus patios y jardines, se han convertido en escenario donde las parejas que arriban desde estados como México, Monterrey, y Guadalajara, así como del sur de California, celebran su unión.
De acuerdo con datos de la Subsecretaría de Planeación Turística del gobierno federal, la pareja invierte un promedio de 400 dólares por invitado en la boda y actividades relacionadas, es decir, el triple de una boda tradicional.

 

En el caso específico de México, el promedio de asistentes es de 46 asistentes, por lo que el promedio de gasto es de 18 mil 400 dólares.
El estudio en la materia establece que las parejas investigan entre dos y cinco opciones de sitios para su boda, antes de hacer la selección final; el Valle de Guadalupe se ubica actualmente entre los destinos de mayor preferencia.

 

Los vinos de la casa

 

Melchum Sauvignon Blanc

Cepa Sauvignon Blanc, vino fresco y delicado, color amarillo paja, brillante y limpio. Aroma a cítricos, piña, flor de azahar y ligeramente herbáceo. Nivel medio de acidez y permanencia en boca.

 

Melchum Merlot

Un vino amable con aroma a cereza negra, ciruela y arándano, un toque delicado de barrica y notas apimentadas. En gusto ligero en ácido y amargor, taninos elegantes que permanecen en boca. Color con intensidad media, rojo cereza y matices naranjas.

 

Melchum Tempranilo

Es un vino intenso a la vista, nítido, brillante y limpio. Su aroma con notas frutales maduras y ligeros toques de madera como complemento. Poderoso e intenso, presenta taninos elegantes a un gusto seco

Melchum Cabernet Sauvignon

Color rojo ciruela intenso con matices anaranjados. Su aroma es intenso y notas que recuerdan a los grandes vinos europeos de la antigüedad. Intenso y astringente, con taninos presentes de gran cuerpo y carácter.

 

Melchum Nebbiolo

De color intenso, con aroma complejo y elegante, se perciben notas a frutas compotadas, flores y toques de menta. Intenso y astringente, con acidez discreta presente y un retrogusto frutal maduro.